• +55 5251 1998
  • envasesmetalicos@canafem.org.mx

Alimentación del niño sano

Alimentación del niño sano

Es de gran importancia que los niños tengan una adecuada alimentación y una dieta sana que les ayude a un crecimiento y desarrollo optimo. La infancia y la adolescencia son etapas clave, ya que los hábitos alimenticios además de la actividad física pueden marcar una gran diferencia entre una vida sana y el riesgo de sufrir enfermedades a lo largo de la vida del niño y en la etapa adulta.

Además, es importante considerar que en las diferentes etapas de la vida se requieren nutrimentos específicos, por lo que cada etapa tiene características de alimentación diferentes y lo mas importante que pueden aprender los niños de sus padres es a alimentarse correctamente, ya que esta es la base para un adecuado estado nutricio.

Es fundamental tomar en cuenta que los hábitos se crean en la niñez y normalmente mediante el ejemplo de los adultos. Los niños observan las conductas seguidas por los padres y tienden a repetirlas por imitación, esta repetición causa una acción mecánica y por ultimo un hábito.

Observación -> repetición -> acción mecánica -> hábito

La creación de hábitos alimentarios, es uno de los aprendizajes importantes que los padres pueden dar a sus hijos, ya que estos hábitos los acompañaran a través de toda su vida.

Alimentación de los niños de 1 a 3

Durante esta etapa el niño empieza a desarrollar su propia personalidad, a demostrar su independencia, a moverse libremente y a elegir los alimentos que quiere comer. Aunque el niño continúa creciendo, la velocidad con la que crece es menor que durante los 12 primeros meses de vida.

En esta etapa los niños son capaces de beber líquidos con un popote y de comer solos con una cuchara. El consumo de alimentos variados permitirá al niño escoger entre diferentes sabores, texturas y colores que puedan satisfacer su apetito. El factor más importante es que la variedad de alimentos hagan frente a sus necesidades energéticas.

No se debe ir con prisas en la hora de la comida, si no que hay que darles de comer relajadamente y preparar el terreno para que sus actitudes hacia la comida sean sanas.

Algunos niños a esta edad casi no quieren comer, por lo que es necesario darles comidas pequeñas y tentempiés o colaciones, para asegurarse de que están adquiriendo la cantidad adecuada de energía.

Alimentación de los niños en edad escolar

Después de los 4 años de edad disminuyen las necesidades energéticas del niño, pero no hay que descuidar la alimentación ya que la cantidad de energía real que necesitan aumenta a medida que el niño se va haciendo mayor. Desde los 5 años hasta la adolescencia hay un periodo de crecimiento lento y continuo.

En ciertos casos la ingesta de alimentos de algunos niños no contiene las cantidades recomendadas de hierro, calcio, vitaminas A, D y C porque en esta etapa también se vuelven muy selectivos con los alimentos. Aunque en la mayoría de los casos, siempre que los aportes de energía y proteínas sean correctos y tengan un consumo variado de alimentos, es improbable que presenten alguna deficiencia.

Comer con regularidad y consumir colaciones sanas, que incluyan alimentos ricos en cereales, frutas, verduras, productos lácteos, carnes sin grasa, huevo, leguminosas y frutos secos contribuirá a un crecimiento y desarrollo adecuados, siempre que el aporte energético de la dieta no sea excesivo.

Los niños necesitan beber muchos líquidos, especialmente si hace mucho calor o tienen gran actividad física, la variedad de líquidos es muy importante en la dieta y se puede elegir además de agua natural, leche, diversos productos lácteos y de soya, jugos o néctares de fruta y moderadamente refrescos.

Alimentación de los adolescentes

Las necesidades nutrimentales de los jóvenes se ven influenciadas por la aceleración del crecimiento que se da en esta etapa. La cantidad de nutrimentos que necesitan dependen en gran medida de cada persona y es probable que presenten deficiencia de algunos como el hierro y calcio. Por ello es importante incrementar el consumo de:

•    Leguminosas: frijol, habas, lentejas, garbanzo, etc.
•    Carnes sin grasa y pescados como sardina y charales.
•    Verduras de color verde: brócoli, espinacas, berros, acelgas, etc.
•    Frutas frescas, secas o enlatadas.
•    Cereales como la tortilla y aquellos enriquecidos con hierro y calcio.
•    Leche y productos lácteos como queso y yogurt.

Además de la dieta, el hacer ejercicio físico también es fundamental, especialmente ejercicios que estimulen el desarrollo y la conservación de los huesos, esto ayudará a que mantengan comportamientos sanos que podrán seguir durante el resto de su vida.

Recomendaciones:

– El desayuno es esencial, ya que varios estudios han de mostrado que mandar a los niños desayunados a la escuela les ayuda a pensar con rapidez, prestar atención y comunicarse en forma apropiada con su entorno.

– El lunch es una buena oportunidad para que los niños preescolares (3 a 6 años) y los escolares (6 a 12 años) se acostumbren a comer frutas y verduras que son fundamentales en su alimentación.

– En el caso de los escolares, se puede solicitar su intervención en la planeación de las compras y preparación de los alimentos.

Algunas de las opciones sanas que podemos poner en las loncheras de nuestros hijos son:

– Frutas de temporada, frutas secas y semillas (nueces, cacahuates, almendras, pasas, pepitas de calabaza, semillas de girasol), barras de amaranto, palanquetas, galletas integrales.

– El clásico sándwich pero con pan integral o la torta en donde se pueden incluir alimentos ricos en proteína como atún, queso, jamón, pollo y aquí también se puede incluir sardina, preparada en ensalada, para crear el habito al niño de consumir este alimento tan nutritivo.

– Ensalada de atún o pollo con verduras, una gran ventaja es que puedes encontrar estos alimentos ya preparados enlatados, son ricos, nutritivos y solo contienen la cantidad de grasa necesaria, ofrécelos con galletas saladas o integrales.

– Fruta en almíbar con queso cottage y nuez.

– Agua fresca de distintos sabores, néctar diluido con agua, jugo de frutas o verduras, además de que también es posible agregar palomitas naturales, verduras ralladas, fruta picada, etcétera.

Consulte el listado de Cámaras Empresariales autorizadas por la Secretaría de Economía para realizar el registro al SIEM.